Conociendo las conexiones

En el grupo de ExplorArTiC, coordinado por Diego Leal, hemos estado revisando un documento que Stephen Downs escribió en 2006, titulado Introducción al conocimiento conectivo, donde expone su idea sobre este tema. El texto está escrito en numerales; y me hubiera gustado que estuviera escrito según la propuesta de George Landow, quien en sus estudios sobre la narrativa en el “hipertexto” o la “hipermedialidad” afirma que una escritura propia de la red sería escribir en pequeños trozos que fungirían como lemas, y en donde sus conexiones construyen un conjunto de unidades relacionadas, superpuestas, encadenadas, agrupadas;  en fin, me hubiera gustado este esfuerzo porque me parece que es precisamente de lo que habla Downes al hablar del conocimiento conectivo.

Downs busca afirmar que el conocimiento conectivo es un conocimiento diferente al  conocimiento cualitativo y al cuantitativo. Asumo que habla de conocimiento científico. Si eso es cierto, entonces habría que imaginar el método de indagación de este conocimiento que se fundaría en el estudio de las redes.

El conocimiento conectivo, dice, es un fenómeno emergente que resulta de la conexión; y ofrece el ejemplo del efecto dominó, donde el fenómeno emergente depende de las conexiones entre las fichas de dominó; pero también del punto de vista del observador; es decir, que la emergencia es una mera interpretación, como todo lo que sabemos acerca del mundo.

A partir del numeral “k”, titulado “conocimiento social” explica más a qué se refiere cuando habla de conocimiento conectivo. Habla del conocimiento social como un compuesto de historias vividas que dan cuenta del modo de ser de las cosas; es decir, que dan cuenta, si es posible, de los invariantes del mundo: si se siembra en temporal, al cabo de un tiempo habrá cosecha; junto con convenciones sociales del momento, el dinamismo temporal y local (o glocal) de las cosas: y en ese entonces, la cosecha tendrá este costo. Su lectura me evocó los estudios sobre la ingeniería concurrente desarrollada en Alemania, y que habla de proyectos de desarrollo de innovaciones e invenciones que requieren del concurso de un sinnúmero de actores, países, saberes, procesos y maquinarias (hoy en día, prácticamente todos los desarrollos de esta índole implican este tipo de esfuerzos); son proyectos cuyos productos sólo son posibles por la articulación de varios sistemas tecnológicos y saberes ya sea que estén colocados en una persona o en un artefacto previamente desarrollado.

Cuando una persona es capaz de asimilar y enmarcar en una nueva visión del mundo este conocimiento público que se requiere y fluye para la producción de estos desarrollos, es cuando reconocemos al experto. De la misma manera lo es el erudito, dice Downs, cuando ha incorporado el saber cultural de su tiempo. el texto aun no termina…

Publicado por

Francisco Morfin Otero

Profesor en ITESO: las TIC y la Educación, el impacto social de las TIC

2 comentarios sobre “Conociendo las conexiones”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s