Conociendo las conexiones (2)

Sin título

En esta dirección está la primera parte de este texto; aunque se puede leer de manera independiente.

Seguimos en la lectura del texto de Downes, escrito en 2006 y titulado Introducción al conocimiento conectivo, los numerales k y siguientes, donde habla ya del conocimiento social y público. Es interesante ver cómo la lectura de este documento nos va llevando a la conclusión (en ningún lado lo afirma así) de que todo lo que sabemos lo sabemos porque está en las conexiones; vamos, lo sabemos porque se sabe ya; así pues, todo lo que sabemos es un saber público, es un saber de todos.

En páginas anteriores hablaba del saber que se presenta como un fenómeno emergente en la conexión. Después de la lectura de estos numerales, voy concluyendo que ese saber tiene diversas formas, y que son formas que nos ayudan a imaginar lo que significa pensar en red, y, probablemente, lo que significa aprender en red (ver numerales “o” y siguientes):

Una de ellas es aquella en la que reconocemos un ingrediente nuevo en nuestro modo de mirar o comprender el mundo o una de sus partes y que surge de la conversación con otra personas (también puede surgir por el mero hecho de estarla escuchando con cierta atención). Este nuevo modo de mirar las cosas no es necesariamente un modo hecho explícito por la otra personas, sino que es el producto del encuentro; es un saber que fue “suscitado” en el encuentro; ese es el saber de la conexión, que se manifiesta como un fenómeno emergente. en la red, estos encuentros, que pueden ser con personas o con fuentes de información, ambas antes inaccesibles, posibilita un a ampliación a lo que podemos pensar y saber junto con los otros. Quizás, es algo ya inevitable.

Otra forma de conexión de esta índole es aquella que se refiere, ya lo dijo con mucha claridad Downes, a los saberes que no pueden ya residir en un sólo individuo; por ejemplo, el saber propio del desarrollo y operación de los sistemas tecnológicos actuales, que a su vez requieren de otros sistemas tecnológicos previos para funcionar. Son sistemas tecnológicos que pueden desarrollarse gracias al concurso de muchas personas y otro montón de cosas alrededor de ellas. El saber que está en estos desarrollos no está en ninguna persona sino en el enorme entramado de conexiones que hacen posible la operación de ese sistema tecnológico.

A estos saberes es a lo que Pierre Levy llama, me parece, la Inteligencia colectiva. No es sólo el saber de todos entendido como la acumulación de los saberes individuales de todas las personas del mundo; sino al saber que existe en ese entramado de conexiones y que no es un saber que se pueda objetivar en ninguno de nosotros; sino en desarrollos tecnológicos cada vez más complejos, sistemas a los que Serres se refiere como objetos-mundo, en su libro Hominiscience, en tanto que son del tamaño del mundo.

Hay otro fenómeno emergente, creo que más conocido por nosotros, que consiste en el saber que surge del trabajo sobre unos datos pero con el apoyo de alguna herramienta; por ejemplo, la geoubicación de datos sobre enfermedades que, al hacerlo de esta manera, podemos descubrir con facilidad los orígenes de la enfermedad o las tendencias de propagación de la misma. en ocasiones, el mero y simple ordenamiento de datos o la elaboración de categorías de varios discursos son una excelente ayuda para comprender algún fenómeno. Hay herramientas sin las cuales no se podría lograr dicha comprensión, ejemplos de esto encontramos en las simulaciones. Donde ese saber, producto de la conexión con la herramienta es un saber emergente, al que Gavriel Solomon llamó la Inteligencia Distribuida.

Estos son, pues, los modos en que se nos aparece el “conocimiento conectivo” del que habla Downes y que nos ayuda a comprender el tamaño y alcance de la red Internet en nuestras vidas, en tanto que son conocimientos que sólo se aprenden y aprehenden de esta manera, en donde l red es un dispositivo fundamental en tanto que mediadora de conexiones.

Anuncios

Publicado por

Francisco Morfin Otero

Profesor en ITESO: las TIC y la Educación, el impacto social de las TIC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s