Comentario breve sobre el Modelo Educativo

Entre las razones por la que en necesario y conveniente proponer un nuevo modelo educativo está la necesidad de reforzar la inclusión y preservar la diversidad cultural del País. También aparecen los argumentos del reforzamiento de la democracia y de una sociedad más educada. Todos estas son buenas razones; sin embargo, sorprende que el Modelo se presente en un momento de fuerte conflicto y, al parecer, sin la concurrencia de todos los sectores implicados en la educación, en su elaboración. La inclusión, necesaria y deseable en todos los órdenes de la vida del País, siendo propuesta clave del modelo educativo, no estuvo presente en el proceso de desarrollo del Modelo. Así pues, en consecuencia con lo dicho en el Modelo, la propuesta de la SEP tendría que ser conversada y dialogada con todos los mexicanos interesados.

El nuevo modelo describe el desarrollo personal y social bajo los siguientes aspectos:

 “Apertura intelectual: la adaptabilidad, el aprecio por el arte y la cultura, la valoración de la diversidad, la promoción de la igualdad de género, la curiosidad intelectual y el aprendizaje continuo.

 Sentido de la responsabilidad: iniciativa, perseverancia, reflexión sobre los actos propios, integridad, rechazo a todo tipo de discriminación, convivencia pacífica, respeto a la legalidad, cuidado del medio ambiente, actitud ética y ciudadanía.

 Conocimiento de sí mismo: cuidado de la salud, autoestima, conocimiento de las propias debilidades, fortalezas y capacidades como ser humano y manejo de las emociones.

 Trabajo en equipo y colaboración: comunicación, coordinación, empatía, confianza, disposición a servir, solución de conflictos y negociación”.
Son aspectos que inciden, sin duda, en la articulación social y la construcción de la persona en relación a los grupos con los que convive. Me gustaría que el aspecto referido al sentido de la responsabilidad tuviera un sentido más centrado en la construcción de la o las comunidades en las que se convive. No es solo un asunto de responsabilidad sino de cuidado; además, me parece urgente incluir el cuidado planetario en todas sus dimensiones.

El planteamiento curricular coloca como un gran desafío del diseño del currículum la integración de una filosofía educativa, que en este caso da cuenta de la vigencia de los postulados humanistas, los retos que presentan los momentos actuales y la incorporación de los avances en los estudios relacionados con el aprendizaje. En cuanto a los momentos actuales que enfrentan los educandos, el Modelo habla de poner en el centro de los procesos educativos la generación del conocimiento, cosa que me parece adecuada; para lograrlo, creo que es preciso dejar de lado la prescripción fija y única de un currículo. El Modelo enfatiza que la competencia más importante es la de aprender a aprender, lo que refuerza la idea de un currículo realmente flexible; me parece necesario idear un currículo en el que los alumnos conozcan el mundo a partir de los intereses, gustos y preguntas que manifiesten. Otros aprendizajes que se colocan en el centro son aprender a convivir, aprender a ser y aprender a hacer. Este último aprendizaje, aprender a hacer, el Modelo lo coloca en el Marco Curricular Común de la Educación Media Superior y lo refiere a saberes para el desempeño profesional. Me parece adecuado proponer este aprender a hacer, pero no sólo referido al desempeño profesional, sino al aprendizaje del hacer necesario para la autosuficiencia y el cuidado del planeta, por ejemplo, aprender a cultivar; en la era de la información creo importante desarrollar la prestancia personal y comunitaria al hacer cosas con las manos y el cuerpo.

El nuevo Modelo Educativo propone “la escuela al centro”, lo que significa colocar todo lo relacionado con los procesos de aprendizaje de los alumnos en el centro de las operaciones escolares y no permitir que la administración defina las posibilidades y actuaciones en la escuela. A lo largo del documento podemos observar la tensión entre estos elementos: por una parte, la insistencia en la construcción de organismos colegiados dentro de las escuelas para la toma de decisiones, lo que probablemente haga posible privilegiar el aprendizaje de los alumnos y, por el otro lado, la insistencia en fortalecer las cadenas de autoridad, lo que podría privilegiar los aspectos administrativos y de control escolar.

La inclusión social es un aspecto clave del Modelo, se propone que el curriculum se termine de desarrollar localmente y según las necesidades de cada contexto. Esto me parece lo más afortunado del nuevo Modelo. También aquí parece haber una permanente tensión con las estructuras de gobernanza que culminan, por una parte, en las decisiones del Congreso, particularmente las presupuestales y, por la otra, en las del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), organismo autónomo que tiene a su cargo todos los procesos de evaluación. En esta tensión, una enorme responsabilidad queda a cargo del INEE; en la media en que los procesos de evaluación que proponga sean adecuados a la propuesta de la escuela al centro y de la inclusión social, en esa medida tendremos abierta la posibilidad de una sociedad más educada, democrática e incluyente. 

Publicado por

Francisco Morfin Otero

Profesor en ITESO: las TIC y la Educación, el impacto social de las TIC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s